Técnicas para pintar en tu casa
hogar

Técnicas para pintar en tu casa

Si hay alguna obra que podemos hacer en casa nosotros mismos y además tiene un resultado agradecido es el pintar. Un lavado a las paredes siempre viene bien. Si además empleamos diferentes técnicas, el resultado será espectacular.

Existen diferentes técnicas de pintura. La más básica y sencilla es aplicar un solo color a la pared, pero podemos utilizar esponjados, aguadas, gotelés, etc. Aquí te explicamos algunas de estas técnicas.

La tarea más desagradecida y pesada cuando nos disponemos a pintar la casa es proteger los elementos de las habitaciones que no deben pintarse. Así que deberemos colocar cinta protectora en techos, enchufes, zócalos, marcos de puertas y ventanas. Siempre que sea posible, desplazaremos los muebles al centro de la habitación y los taparemos con un plástico. Si no queremos mover los muebles más pesados (armarios, vitrinas, etc.) también se deberán proteger con cinta.

Pintar con gusto

Para pintar paredes con un solo color lo más práctico es utilizar el rodillo porque con dos pasadas (una vertical y otra horizontal) habremos terminado. Además distribuye la pintura uniformemente en la pared.

El esponjado es una técnica para pintar la pared con textura. De todas es la más fácil. Si vamos a pintar la pared con un color diferente al que ya existe, debemos darle una mano de pintura primero mediante rodillo con el tono que hayamos elegido (siempre más claro que el que utilizaremos con la esponja). Debe dejarse secar 24 horas. Después, diluye la pintura en agua para que quede como transparente. Humedece la esponja en la pintura y aplica sobre la pared sin que gotee, para ello seca el exceso de pintura de la esponja con un trapo.

Esta técnica es fácil de utilizar y da un toque diferente a las estancias de la vivienda.

Más técnicas  de pintado del hogar

El trapeado es una técnica similar al esponjado, pero como indica su nombre utilizaremos un trapo en lugar de una esponja para crear el efecto que deseamos. Este método requiere de dos personas. Una de ellas aplicará pintura en la pared con una brocha y la otra la extiende con un trapo arrugado. Esta técnica es apropiada para paredes con imperfecciones y rugosas.Colores

El brocheado es otro método de pintura sencillo de realizar. Mojamos una brocha con la pintura que deseemos y la golpeamos sobre otra seca para que salpique la pared. Podemos utilizar pintura del mismo color que el fondo de la pared o de una tonalidad diferente para crear contraste.

La siguiente técnica requiere de maquinaria especializada. Es el gotelé. Actualmente está en desuso pero es útil para disimular imperfecciones de la pared. Podemos utilizar pistolas de proyección por aire comprimido, tirolesas o rodillos especiales. Se crea un efecto en relieve  en forma de pequeñas gotas.

Una técnica muy espectacular en el resultado es el marmolado. Es una técnica laboriosa que consigue como resultado un acabado que imita el mármol. Primero debemos pintar la pared de un color liso, para luego pasar suavemente un trapo consiguiendo que la pintura no quede uniforme y, finalmente, con un pincel fino le dibujamos líneas irregulares que simulen las vetas del mármol. Estas líneas se difuminan con  una brocha especial denominada difumino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *